nEl azúcar en las distintas etapas de la vida -

El azúcar en las distintas etapas de la vida

El consumo moderado de azúcar es compatible con una dieta equilibrada y estilos de vida activos, a lo largo de toda la vida y situaciones fisiológicas. En la práctica deportiva, el azúcar es esencial: nos aporta energía y facilita la recuperación tras el esfuerzo. El azúcar en las personas mayores permite mantener el apetito y vehiculizar, por tanto, otros nutrientes a través de los alimentos. El azúcar, incluso en cantidades muy moderadas, es fuente de placer en la dieta, pilar fundamental junto con la salud, para una buena nutrición. Endulza la vida desde la infancia a la vejez.

 

La principal función del azúcar es proporcionar la energía que nuestro organismo necesita para el funcionamiento de los diferentes órganos, en especial el cerebro y los músculos, funcionalidad esencial a lo largo de la vida y situaciones fisiológicas.

 

Sólo el cerebro es responsable del 20% del consumo de energía procedente de la glucosa, aunque también es necesaria como fuente de energía para todos los tejidos del organismo. Si ésta desciende, el organismo empieza a sufrir ciertos trastornos: debilidad, temblores, torpeza mental e incluso desmayos, que en términos técnicos se le conoce como hipoglucemia (disminución de los niveles de azúcar en sangre).

 

La evidencia científica, señala que en el desayuno se debe tomar la cuarta parte de la energía y nutrientes del día. Por eso, se debe incluir el consumo de azúcar en cantidad moderada, junto a los alimentos que se consuman, no sólo por su aporte energético sino también porque endulza y aporta a los alimentos unas cualidades de saborización que van a facilitar la toma de los mismos, así como de bebidas que vehiculicen nutrientes críticos en dicha etapa.

 

El consumo de azúcar es particularmente importante, porque permite incrementar y reponer los depósitos de glucógeno, ya sea en el músculo como en el hígado. Tanto si la actividad laboral es física como intelectual, el consumo de azúcar sigue siendo aconsejable en la edad adulta.

 

COMPARTE